CONOCE MÁS SOBRE

HUAMANGA

RESEÑA HISTÓRICA

LA PROVINCIA DE HUAMANGA

Perteneciente al departamento (región) de Ayacucho,  “Ciudad de las Iglesias, el Arte y el Huayno”, pues existen más de 30 iglesias y templos preciosamente elaborados con altares de plata y pan de oro; tiene un arte reflejado en sus Retablos Ayacuchanos, las artesanías de Quinua, la famosa piedra de Huamanga y todos los telares hechos a mano; Ayacucho es cuna del buen huayno, gracias a sus máximos exponentes, compositores y cantores de este género.

La provincia de Huamanga, se fundó en el siglo XVI con el nombre de San Juan de la Frontera y fue creada por la Constitución Política de 1823. Su capital, la ciudad de Ayacucho fue establecida por Decreto del 15 de enero de 1825 y fundada el 25 de abril de 1 540, obteniendo el titulo de ciudad a partir del 17 de mayo de 1544.

Huamanga tuvo un papel muy importante para la independencia del Perú y América con la “Batalla de Ayacucho” a mando del victorioso Simón Bolívar, que después cambió el nombre de San Juan de la Frontera de Huamanga por Ayacucho en el año 1825. Ayacucho también es llamada “capital peruana de la artesanía” por sus excelentes obras de arte, las cuales se muestran en todo el mundo.

Entre el año 500 a 1,100 d.C., surgió el Imperio Wari que se formó sobre la base de las culturas Warpas, Nazca y Tiahuanaco. Ayacucho fue el centro político administrativo de este primer imperio andino pre-incaico, que alcanzó altos niveles de calidad en producción de cerámica, tejidos, metales y piedra, entre los años 1,100-1,420 d.c. en el periodo de los Chancas.

 

Esta cultura es posteriormente sometida por los Incas, quienes deciden crear un nuevo centro administrativo en Vilcashuamán para afirmar su dominio en la región. Época Colonial: El capitán español Vasco de Guevara fundó Huamanga el 25 de abril de 1540 con el objetivo de facilitar el viaje hasta entonces bastante peligroso entre Lima y Cusco, para adicionalmente controlar, catequizar y cobrar tributos a los nativos. La ciudad se desarrolló rápidamente y fue residencia de encomenderos y nobles que construyeron imponentes casonas y preciosos templos. Emancipación y Época Republicana: En la época de la emancipación, los ayacuchanos participaron activamente, sobresalieron Basilio Aquí (Jefe Morochuco) y María Parado de Bellido, entre otros. La independencia fue proclamada el 1° de noviembre de 1820, por el General Álvarez de Arenales. El episodio más relevante de la historia independentista de Ayacucho lo escribió el Mariscal Antonio José de Sucre, quien lideró a los patriotas en la célebre Batalla de Ayacucho en 1824. Sellando así la independencia latinoamericana. También merecen mención especial las acciones del ilustre ayacuchano Mariscal Andrés A. Cáceres, quien defendió el honor y orgullo nacional en el conflicto con Chile. La ciudad de Ayacucho, en nuestros días no tiene por cierto el aspecto de las ciudades modernas, pero el viajero que al llegar ve las elevadas cúpulas de las iglesias, las puntas de sus torres y el rojo de sus tejados, entre la gama verde de sus huertos y jardines, siente, al soplo de la tibia brisa, una inmensa sensación de contento y de alivio, tras de las desoladas punas que le rodea.

GALERÍA DE FOTOS

himno a huamanga